VOLVER

“La tecnología avanza a pasos de gigante”, es una frase que probablemente se ha escuchado en el mundo desde los tiempos de la Guerra Fría, pero que, sin embargo, cada vez que alguien la pronuncia, nadie la pone en duda. A medida que avanzan los años, estos pasos han alcanzado prácticamente todos los ámbitos de nuestras vidas y facilitado tareas que antes creíamos imposibles de realizar a distancia, como hacer compras o trámites desde la comodidad de un escritorio. Pero pese a lo atractivo que todo esto parece, la adopción de la tecnología disponible había avanzado de forma paulatina. Incluso se hablaba de procesos de transformación digital, que consistían en planes a largo plazo para adaptar sistemas productivos y demases a un ritmo que permitiera a todos subirse al carro de una forma amigable y sin apuro. Hasta que llegó el 2020.

CH PE MX

Pandemia, una palabra que sonaba tan lejana, relacionada a episodios en la historia de siglos pasados, como cuando millones de personas sufrieron con la peste negra, se volvió de pronto actual y tangible. ¿Cómo podríamos haber pensado en una escena que parecía tan surreal y tan devastadora?, ¿cómo nos íbamos a imaginar que la palabra “Coronavirus” sería la más buscada en Google en 2020 y que sería parte de prácticamente todas las conversaciones, políticas de estado e iniciativas que emprendiéramos, tanto individual como socialmente?

La vida cambió por completo. Comenzaron las medidas de confinamiento. No poder salir de casa, ¿qué raro, no? De pronto, los computadores, teléfonos e internet se convirtieron en nuestra única ventana para relacionarnos con el mundo exterior. Y fue entonces cuando el mundo online, pudo por fin despegar. ¿Su mayor punto de propulsión? Las compras: supermercado, ropa, limpieza y un cada vez más largo etcétera que ha acercado a millones de nuevos usuarios alrededor del mundo a esta modalidad de compra que crece sin dar pie atrás.

Según las cifras del Departamento de Comercio de Bank of America, EE.UU, las tendencia del crecimiento de las ventas online va en ascenso desde 2009, todos los años crecía un 1.5%. Pero este crecimiento se aceleró en el 2020, en solo ocho semanas creció un 11% y esta alza llegó hasta un 27%.

Fuente: Bank of America, U.S. Department of Commerce, ShawSpring Research

Datos de Beetrack Insights, provenientes de las órdenes de despacho de nuestros clientes, reflejan de buena forma los efectos de la pandemia. A continuación se analizan dichos efectos asociados a los eventos que ocurrieron por país:

Chile y el retiro de los fondos de la AFP: un factor determinante para el aumento del ecommerce?

En marzo llegó el primer caso al país, por lo que comenzaron las restricciones y el efecto de ello en el ecommerce se notó de inmediato, con un crecimiento de un 20% respecto del primer mes del año. En abril, cuando varias comunas del territorio nacional estaban bajo medidas de confinamiento obligatorio, el salto fue de un 117%, también en relación a enero. Pero junto con el aumento de casos, que en mayo ya era de miles de contagios diarios, las medidas para frenarlo se hacían cada vez más severas y no había prácticamente acceso al comercio presencial, a excepción de supermercados. Con ello, el crecimiento alcanzó el 170%. A esto también se sumó el Día de la Madre, que también tuvo su impacto, a pesar de que en esa fecha aún no se decretaba la cuarentena total en el gran Santiago (anunciada el 13 de mayo).

Las cifras no pararon de subir en los meses siguientes. De acuerdo con los análisis que Beetrack Insights llevó a cabo semana a semana, en junio la actividad del sector mostró un crecimiento de más de 300% y en julio, la cifra llegó a 346%. Ambos casos respecto de la primera semana del año.

Crecimiento total del e-commerce en LATAM (1)

Aunque no se notaba en el auge del comercio electrónico, a esas alturas del año, los efectos económicos de la pandemia se hacían notar fuerte en el país. Los altos niveles de cesantía, los trabajadores que dejaron de recibir sueldo porque sus empleadores se acogieron a la Ley de Protección del Empleo, y la imposibilidad de salir a trabajar que debió enfrentar un número importante de trabajadores informales, generó una crisis que requería la aplicación de políticas públicas que dieran un respiro a las personas. En Agosto, el Congreso aprobó como medida especial, el retiro del 10% de los fondos de pensiones para paliar la crisis. Este hito marcó un nuevo peak para el comercio electrónico de 389%, en comparación con la primera semana de marzo, lo que se extendió también hasta septiembre.

Al inicio del último trimestre de 2020, las cifras de casos positivos de coronavirus bajaban de forma consistente, por lo que las medidas de confinamiento se relajaron. Los centros comerciales abrieron sus puertas, por lo que las compras presenciales se convirtieron nuevamente en una opción. A esto se sumó que el 10% de los fondos retirados comenzaba a terminarse y muchos chilenos se enfrentaban nuevamente a una menor capacidad de consumo. Estos factores incidieron en que en octubre el e-commerce experimentara una leve baja en los niveles de crecimiento que se habían observado en los meses anteriores, que se situó en un 215%, respecto de la primera semana de marzo. Sin embargo, seguían siendo cifras históricamente altas, y que luego tendrían nuevos peaks. En noviembre, se discutía la opción de un segundo retiro de 10% de las AFP, al mismo tiempo que se acercaban las fiestas de fin de año, que siempre son un incentivo importante al consumo y que este año, a pesar de todo, no fue distinto. A un 306% llegó el repunte de las ventas online, una tendencia que se mantuvo en diciembre, con un 307%. Ambos resultados en comparación a marzo.

Ecommerce en Perú: El boom tras las restricciones al comercio no esencial

En Perú ocurrió un caso muy particular. Las restricciones a raíz del coronavirus fueron muy estrictas al inicio, tanto que no se permitían las entregas a domicilio de productos que no fueran de primera necesidad, por lo que la actividad del comercio online mostró cifras negativas, que llegaron a un -48% en marzo, cuando comenzó el confinamiento y a un -79% en abril. Ambos en comparación con enero de 2020.

Pero cual efecto rebote, apenas se relajaron un poco las restricciones y se permitió el delivery de productos, el ecommerce experimentó un salto importante. En mayo se registró un alza de un 38% en las ventas online y en junio la tendencia se disparó hasta un 132%. El peak del año llegó al mes siguiente, con un crecimiento de 176% en el número de órdenes de despacho, respecto de enero de 2020.


El e-commerce tuvo un gran boom en el Perú durante el último año y además este canal de ventas está aportando a la descentralización y reactivación de la economía del país. Esto se debe, en parte, a que este canal de venta ofrece grandes ventajas a nivel de bioseguridad, porque minimiza el contacto entre personas y la exposición al virus en espacios cerrados.

Crecimiento total del e-commerce en LATAM (2)

En este país además se observó un auge importante de tiendas que conjugan el modo presencial con el online, como es el caso de las dark stores, espacios cerrados al público general, desde los cuales solo se despachan productos. También adquirieron protagonismo otros modelos híbridos de compra, el pick up y el click and collect, que permiten a los consumidores realizar sus compras por internet y luego retirarlas en la tienda física.

A pesar de que las restricciones en el Perú disminuyeron durante los últimos meses de 2020, las ventas online se mantuvieron altas en comparación con el inicio del año, aunque más moderadas que el fenómeno observado en Chile. Pero en ambos casos, se registró una baja entre agosto (88%), septiembre (63%) y octubre (54%). En el caso de Perú, la baja también alcanzó a noviembre, con un (41%), pero en diciembre nuevamente se observó un rebote que permitió cerrar el último mes del año con un 87% de crecimiento en relación con enero. Un fenómeno también fuertemente marcado por las fiestas de fin de año.

México y el fenómeno de El Buen Fin 2020 en el ecommerce

El 20 de marzo de 2020, cuando se decretó en México que se suspenderían las clases y se daría inicio a un restricciones para frenar el avance del coronavirus, la mayoría de los estados estaban en “Semáforo rojo” y las autoridades pensaron que estas medidas podrían levantarse en abril. Era difícil imaginar mantener a la población encerrada incluso por esa cantidad de tiempo. Sin embargo, la propagación del virus obligó a extender el confinamiento y el temor de las personas a contagiarse en lugares públicos hizo que poco a poco adoptaran la costumbre de hacer sus compras a distancia. Es así como en marzo pudo observarse un crecimiento de sólo 4% respecto de enero, pero en abril ya se registró un primer despegue, con un alza de 47%, que se hizo más pronunciado en mayo, con un 129%, en comparación con el inicio del año.

Desde el 1 de junio, el Gobierno mexicano adoptó un sistema para enfrentar la “Nueva normalidad”, que consiste en la aplicación de “semáforos” que determinan el nivel de confinamiento en las distintas zonas del territorio nacional, siendo el rojo el nivel más estricto y el verde, el menos estricto, con los estados intermedios naranjo y amarillo. Sin embargo, al margen de estos niveles de desconfinamiento, los datos de Beetrack Insights arrojaron que un número importante de mexicanos continuaron optando mes a mes por hacer sus compras de forma no presencial. Esto se reflejó en que junio presentó un alza de 115% y julio llegó a un 140%, con respecto a enero.

Crecimiento total del e-commerce en LATAM (3)

A finales de agosto, mientras las cifras oficiales mostraban un total de 64.158 fallecidos a causa de la Covid-19 y 595.841 casos positivos, con lo que el país se mantenía dentro de los 10 países con más casos de coronavirus en todo el mundo, las cifras seguían por sobre el 100% de crecimiento. En septiembre, las ventas online representaron un alza de 119% con respecto a enero y en octubre la tendencia subió incluso a 144%.

En los dos últimos meses del año, el fenómeno del Buen Fin 2020 se vio claramente reflejado. El máximo peak de despachos por ventas online en el país se vivió en noviembre, mes en que se celebró esta esperada fecha, en la que los mexicanos han adoptado la costumbre de realizar compras con descuentos masivos y atractivos. De hecho, según datos de la Asociación Mexicana de Venta Online, en 2020 el 72% de los compradores en línea pensaron comprar en el Buen Fin 2020. Esto se tradujo en un crecimiento de más de 200% en comparación con el primer mes del año.

¿Qué se espera para 2021?

El ecommerce ya está explorando en el espacio y ha sido una expedición exitosa. Millones de personas se han acostumbrado en estos meses a hacer compras online, se han adaptado a los tiempos de espera y se han familiarizado con conceptos como la comodidad y el ahorro de tiempo que aporta esta modalidad. Además, se ha ganado confianza en esta nueva forma de comprar. Las tiendas han centrado sus esfuerzos en potenciar la experiencia de usuario en sus plataformas y procesos, además de aumentar su eficiencia en toda su cadena, con un énfasis fuerte en la logística de última milla para reducir los tiempos de espera, uno de los temas críticos para asegurar la continuidad de los buenos resultados.

¿Qué pasará cuando se controle la COVID - 19? Los expertos predicen que el impacto del coronavirus no solo será un impulso a corto plazo para el comercio electrónico, sino que llegará para quedarse. Las personas conocieron una nueva forma de comprar y se convirtió en una alternativa real para adquirir todo tipo de productos. Un fenómeno que respalda esta tesis es que así como muchos usuarios adoptaron la costumbre de comprar online, las compañías que no ingresaban aún a esta modalidad, debieron considerarla o bien adelantar sus planes en esta dirección, con lo que se observó una entrada en masa a esta modalidad. Esto se tradujo en una oferta muchísimo más amplia y diversa que la que existía en el período pre pandemia y que promete seguir en expansión.

Un estudio del portal de estadísticas Statista, proyecta que para finales de 2021, el 73% de las ventas online se realizarán a través de un dispositivo móvil. Esto da cuenta del nivel de adopción esperado para estos canales por parte de los consumidores y de la mayor seguridad que estos han adquirido respecto de su uso. Anteriormente las personas preferían comprar desde el computador, pero ahora el celular se ha convertido en una opción. En esta línea, muchas compañías también han fortalecido sus servicios disponibles para estos dispositivos, justamente para nutrir esa confianza.

Las redes sociales se han convertido también en una herramienta clave para las ventas online. Con la introducción del botón “Comprar” en Facebook e Instagram, se ha abierto una puerta completamente nueva y de fácil acceso tanto para las compañías, como para clientes. Esto resolvió para muchas marcas pequeñas las dificultades que trajo consigo la pandemia para vender de forma presencial y les permitió aterrizar en el comercio electrónico de una forma rápida y con buena visibilidad. También es de esperar que esta tendencia se mantenga al alza y cosechando buenos resultados.


¡Entérate de todas nuestras novedades!

LastMile

Toma el control de tu operación logística

Conoce más de LastMile
solicitar demostración

Beneficios de contar con un sistema de seguimiento de entregas

La clave que garantiza la plena satisfacción del cliente
DESCARGAR EBOOK BEE - Sistema de seguimiento (1)
PlannerPro

Optimiza al máximo tus rutas

Conoce más de PlannerPro
solicitar demostración
plannerpro_by_beetrack

Optimiza al
máximo tus rutas

Conoce más de PlannerPro
solicitar demostración
lastmile_by_beetrack

Toma el control de tu
operación logística

Conoce más de LastMile